Cuando éramos niños nuestros padres nos decían que debíamos anotar en una carta dirigida a los Reyes Magos de Oriente todos los regalos que quisiéramos recibir de la generosidad de estos. Luego los padres hacían la “criba” y decidían, en función de varios factores (presupuesto, modas, educación de los hijos…), cuáles de aquellos regalos los Reyes nos traerían cada 6 de enero.

 

Del mismo modo, en ARQURATE invitamos a nuestros clientes a escribir su Carta a los Reyes Magos, incluyendo todo aquello que querrían para mejorar su negocio en todos los ámbitos (para conseguir lo que se persigue hay que soñar en grande; si sueñas en pequeño nunca llegas a nada).

 

A partir de ahí, agencia y cliente conjuntamente abordamos y “aterrizamos” cada deseo de la lista, identificando las posibles áreas de mejora y cambio. Luego los priorizamos en función de una serie de parámetros y establecemos un plan estratégico para conseguir los objetivos marcados.

 

De nuevo, como si fuera una Carta a los Reyes Magos, este plan incluye diversas acciones de marketing y comunicación que se combinan entre sí de forma sinérgica, y junto con el cliente se discute y se acuerda qué se hará y en qué orden en función de sus recursos y el nivel de involucración que pueda/quiera asumir.